EN BUENAVENTURA SE REALIZO UNA JORNADA POR LA VIDA DE LAS MUJERES

Los 15 feminicidios cometidos en lo corrido de este año en Buenaventura, hicieron que las mujeres de la costa pacífica colombiana levantaran su voz en contra de los violentos.
Al menos 500 mujeres, de 70 organizaciones del suroccidente colombiano, entre ellos del Valle, Cauca y algunas de Nariño, marcharon por las principales calles de Buenaventura y se unieron a ese clamor que retumbo en las afueras del Centro Administrativo Distrital. Allí, ellas pidieron respeto.
“Queremos demostrar que somos más de lo que muchos pueden pensar. Nosotras estamos hechas para grandes cosas y además que nos dejen fuera del conflicto armado”, dijo Lorena Valencia, una mujer que salió a marchar en defensa de sus derechos.

Otra de las asistentes, Sandra Castañeda, manifestó que ha sido víctima del conflicto armado y está cansada. Tuvo que salir de su barrio en la zona de bajamar para huir de los enfrentamientos.

“Las mujeres estamos viviendo una situación muy difícil en Buenaventura. La mayor parte por los enfrentamientos. Me tocó salir con mis hijos porque teníamos mucho miedo”, recordó.
Este es el quinto encuentro de mujeres por los derechos económicos, sociales, culturales y ambientales en el país. Este año se quiso hacer en Buenaventura.
“Las mujeres del suroccidente nos movilizamos para enviarle un mensaje al Presidente Juan Manuel Santos y preguntarle qué pasó con la política de atención a las mujeres víctimas del conflicto social y armado y a las mujeres de Buenaventura”, dijo Olga Araújo, del equipo Nómades, organización de Derechos Humanos en Cali.
La defensora no cree en las cifras que se publican sobre la violencia de género. “Las cifras oficiales difieren de la realidad. Nosotros sabemos que estos números no la reflejan porque la verdad la conoce la comunidad, y por eso las mujeres están avanzando en aras de perder ese miedo y decirle la verdad a Colombia, decir lo que está pasando en Buenaventura”, dijo Araújo.
“Más allá de los números está el contexto, situaciones como en Buenaventura, en la que las mujeres estamos siendo vulneradas”, dijo Daneys Estupiñán, del Proceso de Comunidades Negras de Colombia.
Mucho se ha venido haciendo para recuperar la importancia que debe tener la mujer en la sociedad, y para ello se han unido Fundescodes, el PCN, el Servicio Jesuita para los Refugiados y el Comité Prodefensa y Salvación de Buenaventura.
“Se han recuperado las prácticas ancestrales de la comunidad negra, ¿por qué esto? Porque le ha permitido históricamente vivir en comunidad y al mismo tiempo forjar valores en los renacientes”, explicó Estupiñán.
La marcha, que incluyó jornadas artísticas, no tuvo la asistencia esperada, pero las que asistieron se hicieron sentir.
Este encuentro es una propuesta transformadora de mujeres de la reunión suroccidente de Colombia que enfrentan diariamente la desigualdad, discriminación, abuso sexual y el conflicto armado, no obstante, avanzan en la materialización de planes de vida, buscando bienestar y equilibrio para sus comunidades.

 

 

Fuente el periódico el pais