ARTE Y CULTURA APORTES PARA LA PAZ.

El arte y la cultura en el Pacifico colombiano ha generado un sin número de procesos de resistencia que le hacen homenaje a la vida, la memoria y sobre todo a la consolidación de actos para la construcción de una paz verdadera y duradera.

Estos procesos se encuentran por todos los departamentos, ciudades, veredas y corregimientos de la región Pacifica, entre estos territorios existe un lugar muy apetecido por los intereses económicos del país, ya que cuenta con una ubicación geoestratégica para la movilidad de mercancías a través de los distintos puertos con que cuenta la ciudad de Buenaventura; sin embargo, no se puede dejar de lado la triste situación que vive la gente por la falta de oportunidades laborales y educativas, las necesidades básicas insatisfechas, la ausencia del Estado para el mejoramiento de la calidad de vida a través de un buen sistema de salud, saneamiento básico, espacios para la recreación y la participación en asuntos de toma de decisión. A todo este fenómeno desesperante y agobiante, se le suma la ola de violencia, generada por los múltiples interés que existen sobre este territorio llamado “Bello Puerto del Mar Mi Buenaventura”.

 

Aparte de todo lo difícil que se percibe, en Buenaventura, los grupos artísticos, culturales y de memoria,  le están apostando a la construcción de espacios de paz. El teatro, la música tradicional y urbana, el baile, la poesía y los actos simbólicos de memoria, se han convertido en herramientas fundamentales a la hora de hacer resistencia en el territorio, de ahí la importancia de construir escenarios dignos para la creación artísticas como una medida de reparación simbólica en los lugares donde las distintas formas de violencia han afectado a las comunidades más vulneradas.

Hoy por hoy el arte se ha convertido en un refugio donde se construyen nuevos imaginarios para las nuevas generaciones, no se trata de olvidar y perdonar, se trata de recordar lo sucedido para transformarlo en una oportunidad de crecer como mejores seres humanos, reconociéndose, encontrándose y permitiéndose acercarse a una reconciliación que permita una mejor convivencia en el territorio.