Los niños y las niñas construyen la paz desde empoderamiento como un principio social

Empoderamiento, Respeto Y Dialogo, son los principios que tiene como fundamento la Escuela Pedagógica de Paz del Pacifico (EPPP) para la construcción de paz desde los territorios con niños, niñas, adolescentes y jóvenes teniendo en cuenta que estos se han visto grandemente afectados por el conflicto armado en Buenaventura; por ello Fundescodes plantea la EPPP como una nueva estrategia para crear e implementar pedagogías creativas, a través de las artes vivas y la comunicación popular, para el fortalecimiento de las acciones de paz territorial.  

Durante este proceso la comunicación popular, la pintura y el teatro, serán herramientas que se utilizaran para cada uno de los 3 módulos, los cuales se trabajaran en 4 talleres cada uno, con grupos de niños, niñas y adolescentes quienes recibirán 12 talleres que involucraran los principios fundamentales, la comunicación popular y las artes vivas.

Al terminar cada módulo, los participantes tendrán la oportunidad de exponer su trabajo en espacios públicos (Instituciones Educativas, Parques, Barrios, entre otros) a manera de socializar su experiencia y aprendizajes en el marco de la EPPP.

Es por ello que el día 7 de mayo del año 2019 los niños y las niñas del Colegio Cristiano el Redil presentaron al resto de los estudiantes sus aprendizajes del primer módulo de empoderamiento  a través de una Obra de teatro que lleva como nombre “El Pueblo no se Rinde” cabe resaltar que la Obra fue creada por los niños y las niñas en la que pretenden mostrar un poco de la percepción  que tienen los NNAJ de lo que fue el paro cívico en Buenaventura durante sus 22 días; días en los que para ellos primaron las muestras culturales como: el baile de currulaos, el canto de Jugas, cocinar en medio de la calle y además una oportunidad para exigirle a estado la garantías de los mínimos derechos para mejorar la calidad de vida en el territorio.

De esta manera los estudiantes y las maestras del Colegio Cristianado el Redil pudieron evidenciar que este espacio ha sido muy importante para los niños porque fortalece sus habilidades que les permiten tener una mirada crítica de su entorno.