RUTAS INTRABARRIALES PARA LA PROTECCIÓN DE LOS DERECHOS DE LOS NIÑOS Y NIÑAS DESDE LOS TERRITORIOS

LAS RUTAS INTRABARRIALES  COMO UNA  ESTRATEGIAS PARA LA PROTECCIÓN DE LOS NIÑOS, LAS NIÑAS Y LOS ADOLESCENTES DE LAS COMUNAS 5,6,7 Y 8 DE BUENAVENTURA  

Desde el año 2017, con la firma de los acuerdos de Paz entre la farc-ep y el gobierno colombiano, creció la esperanza de poder vivir con dignidad y en paz en los territorios nacionales, sin embargo, organizaciones de base que luchan por la defensa de los derechos humanos, especialmente de niños y niñas, comprenden la importancia de generar espacios de fortalecimiento comunitario como una estrategia para alcanzar la Paz territorial, y esta última va mucho más allá de la firma de los acuerdos.

Según el Informe del Observatorio de la Niñez y Conflicto Armado (ONCA), en 2018 se registraron 50 eventos de reclutamiento en el país, lo cual evidencia un incremento comparando las cifras del 2017, donde hubo 24 casos registrados. Este mismo informe denominado “Infancia transgredida: Niñas, niños y adolescentes en la guerra”, ubica al Valle del Cauca como uno de los 5 departamentos donde se evidenciaron mayores números de eventos en el marco del conflicto armado que afectaron a niños, niñas y adolescente.

En Buenaventura, entre enero y diciembre del 2018 se reportaron según Médicos Sin Fronteras (MSF) 182 casos de Violencia sexual, en ellas el 34% de las víctimas fueron niños y niñas menores de 14 años; y el 75% de las veces el victimario fue un conocido, pareja, familiar o vecino.

Frente a esta alarmante cifra de violación de derechos, y entendiendo la importancia de construir desde las comunidades de base, mecanismos para la protección de los niños y niñas. Gestores de Paz vinculados al proyecto de “Fortalecimiento de Espacios comunitarios para la construcción de Paz” que desde el año 2017 ha liderado Fundescodes con el apoyo de Children Change Colombia, han comenzado a construir RUTAS INTRABARRIALES PARA LA PROTECCIÓN DE LOS NIÑOS Y NIÑAS.

Estas rutas surgen      como una forma de prevenir situaciones de riesgos, vulneración de derechos de los niños y consolidar en los distintos barrios del distrito estrategias de protección. En ese sentido, posterior al desarrollo de diálogos comunitarios, se promovió la construcción de un “Observatorio de la niñez”  o también llamado comité intrabarrial que estaría conformado por uno o dos gestores de paz, un representante de los niños, un maestro, una madre y/o padre de familia, un representante de la JAC, un líder comunitario, entre otros; quienes serían encargados de velar por los derechos de los niños en el territorio y actuar en caso de alguna vulneración de derechos.

Desde el comité se está construyendo un directorio para la protección, donde se adjuntan datos de entidades estatales u organizaciones que trabajan en pro del bienestar de los niños y las niñas, esto con el fin de contar con elementos para garantizar la oportuna intervención de entes competentes las veces que se identifiquen casos de vulneración de derechos en niños y niñas.

Por otro lado, se están adelantando estrategias de formación para fortalecer el observatorio, de modo tal que ante cualquier eventualidad los miembros puedan tomar decisiones, activar rutas, documentar casos y hacer seguimiento a los mismos.

Esta es una labor que apenas comienza y los gestores de Paz en sus territorios han emprendido acciones para fortalecer los espacios comunitarios y proteger a los niños, porque esta también es una manera de construir Paz desde el territorio.